Un lugar en el mundo

Brutamente, fue tirado en la celda que parecía no reconocer la palabra “limpia”, aunque si parecía conocer mucho la palabra “soledad”.

Maldijo a los jueces que decidieron sobre su vida como si fuera un pedazo de manzana, y que ahora escuchaba sus carcajadas a lo lejos. Poco podía hacer para defenderse, más aún cuando automáticamente se piensa que eres una mala persona.

Se repuso lentamente, y apoyo la espalda sobre la pared que lo recibía con un frio abrazo, susurrando al oído un futuro poco agradable. No había mucho para hacer en esa situación.

Había dado pelea, y sus nudillos eran una muestra de eso, pero los dioses también saben que quiso hablar, que quiso explicar la situación. Pero su raza estaba condenada, y en pocos lugares era recibido con los brazos abiertos (o por lo menos, con una mirada de desprecio).

Algunos de sus hermanos habían decidido no intentar mezclarse entre los humanos, y optaron por una vida de destierro. Él, mientras tanto, debía ir por la calle encapuchado y con guantes para así evitar llamar la atención y mimetizarse en la multitud.

Pero esta vez no fue suficiente, y poco pudo hacer más que responder con fuerza. Miro al oscuro techo que regalaba algunas gotas de agua de una grieta, y luego miro a su alrededor para admirar que no había nada más que un agujero para hacer sus necesidades. Hogar, dulce hogar.

Pero la ley todavía estaba un poco de su lado. No era la primera vez que estaba en esa situación, solo debía pasar un poco de hambre y alguna que otra paliza para luego ser liberado.

Intentaba con todas sus fuerzas no seguir la vida del resto de su raza, de buscar un lugar en el mundo que no sea el de asaltar una caravana con hacha en mano. Él quería otra cosa, pero poco podía lograr cuando ni siquiera se le daba una oportunidad para hablar.

Su piel verde era una maldición, o tal vez un mensaje advirtiéndole “tu perteneces aquí, tu rol en el mundo ya está dicho”. El seguiría intentando encajar, pero cada vez que fracasaba, perdía más fuerzas. ¿Cuántas mentes brillantes habrán pasado por lo mismo que el?, dedicó un rezo a aquellas personas, y cerró los ojos soñando con un futuro diferente.

Fuente de Imagen | Elfwood

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *