Recuerdos

Dicen que la historia la cuenta los ganadores, pero tras 50 años de pensarlo, Galruk todavía seguía cuestionándose: ¿La escriben los que cumplen con su misión o los que sobreviven? ¿La historia justificaría sus actos? ¿Qué habría hecho cualquiera si le hubiese pasado lo mismo? Esas y otras preguntas quedaban en el aire mientras la vela se consumía, hasta que esta terminase y Galruk quedase alumbrado por el vacío de sus hojas de papel.

Galruk tenía un deber, su mejor amigo le había dicho que debía plasmar su historia para enseñanza de otros, pero él no se sentía que tuviese algo para enseñar. A cada palabra que intentaba escribir solo veía, amargamente, como sus resentimientos y culpa le generaban cólera. Esa no era la enseñanza que quería dar.

Se levantó de su silla para acercase a la ventana y un fresco aire de mar golpeo su arrugada cara que le hizo sentir vivo de nuevo. Respiro hondo para tomar algo de esa vitalidad, que tras ser exhalado, pensó que a lo mejor todo había sido para bien, que tal vez sus acciones si podrían ser justificadas.

Solo cuando salía de sus recuerdos, podía comprenderse a sí mismo.

Imagen | Elfwood

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *