Pieza

Su ignorancia blandía su espada, su miedo teñía los pastizales de rojo, y su conciencia… su conciencia estaba refugiada detrás de su escudo esperando, sin importar el final, que todo terminase y poder, de una vez por todas, dormir tranquilamente.

Creía que tenía honor, pero simplemente era una pieza en el juego de alguien que tenía una buena voz o una mano hábil. Sólo servía para llenar los deseos de grandeza de una persona protegida por muros y leyes.

La vida se le abría como el abrazo de una serpiente, en donde no podía escapar ni pedir ayuda, pues sólo era él; él contra un mundo que buscaba doblarlo y dominarlo.

Fuente de Imágen | DeviantArt

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *